El diafragma tiene un pequeño orificio (hiato) a través del cual pasa el tubo de alimentación (esófago) antes de unirse al estómago. En la hernia de hiato, el estómago empuja hacia arriba para pasar por este orificio e ingresar en el tórax.

Cuando la hernia de hiato es pequeña no suele generar problemas. Es posible que nunca te enteres de que tienes una, a menos que el médico la descubra mientras hace un control a causa de otra afección.

Sin embargo, una hernia de hiato grande puede permitir que la comida y el ácido se vuelvan por el esófago, y esto ocasiona acidez estomacal. Por lo general, las medidas de cuidado personal o los medicamentos pueden aliviar estos síntomas. Cuando la hernia de hiato es muy grande puede requerir cirugía.

Síntomas

La mayoría de las hernias de hiato no generan signos ni síntomas. No obstante, las hernias de hiato más grandes pueden ocasionar lo siguiente:

  • Acidez estomacal
  • Regurgitación de alimentos o líquidos a la boca
  • Reflujo del ácido estomacal al esófago (reflujo ácido)
  • Dificultad para tragar
  • Dolor abdominal o en el pecho
  • Falta de aire
  • Vómitos con sangre o heces oscuras, que pueden indicar sangrado gastrointestinal

Cuándo consultar al médico

Consulta con el médico si tienes algún signo o síntoma persistente que te preocupe.

 

Contenido tomado de Mayoclinic

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Haz tu cita aquí