Columna desviada

La columna desviada (escoliosis) es una curvatura de la columna vertebral que puede desarrollarse deforma acelerada antes de la pubertad. Mientras que la columna desviada puede ser causada por condiciones como parálisis cerebral y distrofia muscular, la causa de la columna desviada es desconocida la mayoría de las veces.

La mayoría de los casos de columna desviada es leve, pero muchos niños desarrollan deformidades de columna que se van volviendo severas conforme crecen.

Una columna desviada severamente puede causar discapacidad. Y una curvatura de la columna especialmente severa puede reducir el espacio del pecho, dificultando el funcionamiento de los pulmones.

Los niños que padecen de la columna desviada son monitoreados de cerca, usualmente con radiografías, para ver si la curvatura está empeorando. En muchos casos no se necesita tratamiento. Algunos niños necesitan llevar un soporte para detener el incremento de la curvatura. Otros pueden necesitar de cirugía para evitar que la curva empeore y para enderezar casos severos de columna desviada.

Si crees que tú o tu hijo tiene la columna desviada, es importante que contactes a un traumatólogo u ortopedista lo antes posible para recibir ayuda.

Síntomas

Algunos signos o síntomas de columna desviada (escoliosis) pueden incluir:

  • Hombro caído (un hombro más abajo que el otro).
  • Un hueso del hombro que se ve más prominente que el otro.
  • Cintura dispareja.
  • Un lado de la cadera más arriba que el otro.

Si una columna desviada empeora, la columna también se rotará o torcerá. Esto hace que las costillas de un costado del cuerpo se alejen más que las del costado contrario.

La columna desviada severa puede causar dolor de espalda y dificultad para respirar.

Cuándo ver al doctor

Ve con tu traumatólogo u ortopedista si notas signos o síntomas de columna desviada en tu hijo. No obstante, las curvaturas leves pueden desarrollarse sin que el niño o el padre se den cuenta porque aparecen gradualmente y muchas veces no causan dolor.

Ocasionalmente, maestros, amigos y compañeros son los primeros en notar la columna desviada de un niño.

Causas

Los médicos aún no conocen el porqué de la columna desviada (escoliosis). Parece involucrar factores hereditarios porque esta condición tiene a aparecer en los miembros dentro de una familia.

Los tipos más comunes de escoliosis pueden ser causados por:

  • Condiciones neuromusculares, tal como parálisis cerebral o distrofia muscular (que también pueden ser tratados por un neurólogo).
  • Defectos de nacimiento que afectan el desarrollo de los huesos de la columna.
  • Lesiones o infecciones en la columna vertebral

Factores de riesgo

Los factores de riesgo para desarrollar la columna desviada incluyen:

  • Edad. Los signos y síntomas típicamente inician durante el desarrollo que ocurre justo antes de la pubertad. Esto usualmente sucede en edades de los 9 a los 15 años.
  • Sexo. Aunque tanto niños y niñas pueden desarrollar una columna desviada leve en porcentajes similares, las mujeres se encuentran en mayor riesgo de empeorar la curvatura y requerir tratamiento.
  • Historia familiar. La escoliosis puede aparecer en varios integrantes de una familia, pero la mayoría de los niños con una columna desviada no tienen historia familiar de la enfermedad.

Problemas – consecuencias

Mientras que la mayoría de las personas con columna desviada la padecen en forma leve, la escoliosis puede tener consecuencias como:

  • Daño a los pulmones y corazón. En una columna desviada severa, la carcasa de las costillas puede hacer presión en los pulmones y el corazón, dificultando la respiración y el bombeo de sangre del corazón.
  • Problemas de espalda. Los adultos que tuvieron columna desviada de pequeños son más propensos a padecer de dolor de espalda crónica sobre la población en general.
  • Conforme empeora la escoliosis, puede causar cambios más notorios, incluyendo hombros caídos, costillas prominentes, caderas disparejas, o torcedura del tronco y cadera hacia un costado. Los individuos con columna desviada pueden darse cuenta de su apariencia.

 

Preparándose para la consulta

Es muy posible que el pediatra detecte la columna desviada en una de las consultas de rutina de tu hijo. Si eres informado de esta posibilidad, visita a un traumatólogo u ortopedista para confirmar la condición.

 

¿Qué puedes hacer?

Antes de la consulta, escribe una lista que incluya:

  • Descripciones detalladas de los signos y síntomas, en caso de que haya alguno presente.
  • Información sobre los problemas médicos que tu hijo ha tenido en el pasado.
  • Información acerca de los problemas médicos que tienden a suceder en tu familia.
  • Preguntas para hacerle al traumatólogo.

 

¿Qué esperar del médico?

Tu doctor puede hacerte las siguientes preguntas:

  • ¿Cuándo se dieron cuenta del problema?
  • ¿Está causando algún tipo de dolor?
  • ¿Tu hijo está experimentando dificultades para respirar?
  • ¿Alguien en tu familia ha sido tratado por columna desviada?
  • ¿Tu hijo ha crecido rápidamente durante los pasados seis meses?

 

Pruebas y diagnóstico

El doctor inicialmente tomará una historia médica detallada y podría hacer preguntas sobre el crecimiento reciente.

Durante el examen físico, tu doctor podría pedirle a tu hijo que se pare y se incline hacia el frente desde la cadera, con los brazos colgando libremente, para ver si algún costado de la carcasa de las costillas es más prominente que el otro.

Lee más del artículo en Columna desviada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *